Los trabajos verticales son una de las técnicas que usan los profesionales de la rehabilitación de fachadas en Manresa. Consisten en técnicas de acceso y posicionamiento en altura mediante cuerdas, anclajes y otras herramientas con el fin de realizar una tarea en un lugar alto e inaccesible de otro modo.

Este tipo de técnica comenzó a usarse durante la Revolución industrial. En esos años, y gracias a las grandes mejoras técnicas que permitieron la arquitectura con estructuras en hierro y acero, se pudo empezar a construir edificios mucho más altos y grandes construcciones civiles, como la Torre Eiffel o los rascacielos de Manhattan. Desde entonces, las técnicas de trabajo vertical han mejorado mucho (especialmente en lo que se refiere a seguridad) hasta llegar a los actuales avances que se aplican en la rehabilitación de fachadas en Manresa.

De hecho, para los pioneros del trabajo vertical la precariedad era la norma y las medidas de protección, prácticamente inexistentes, por lo que resultaba un trabajo muy peligroso. Seguro que has visto las míticas y espectaculares fotografías de obreros almorzando en vigas de las obras de rascacielos suspendidas en el vacío o colgados sin arneses de los cables de acero del puente de Brooklyn. Pues se calcula que unos veinte obreros perdieron la vida construyendo este puente y cinco en las obras del Empire State.

Uno de los saltos evolutivos más importantes en este tipo de trabajos fue cuando se comenzaron a usar técnicas derivadas de la espeleología, la escalada y el alpinismo. Uno de sus principales exponentes fue el francés Fernand Petzl, aficionado a la espeleología y artesano que ideaba y construía sus propios aparatos para practicar su hobby, y que poco a poco se extendieron por la industria.

Así que ya lo sabes, los trabajos verticales tienen detrás una excitante historia, y en Façanes Ferrán Sánchez somos sus herederos.